lunes, agosto 26, 2013

La primera interprete de Cecilica Valdes no era cubana.



Elisa Altamirano, nació en México en 1909. Desde muy joven se entregó al arte. Con solo 17 años  integró como bailarina un espectáculo presentado en Estados Unidos por su tío el  director de orquesta Miguel Lerdo Tejada. Dos años después —ya de primera figura— formó parte de la compañía que trajo al  Teatro Martí de La Habana, el empresario mexicano José (Pepe) Campillo. Su debut tuvo lugar el 6 de diciembre de 1927 con  la zarzuela mexicana “La Terciopelo”. (L.: Humberto Galindo / M.: Emilio Uranga). Determinó permanecer en la Isla.

Se incorporó a la nómina del Martí y el 7 de abril de 1928 hizo su presentación en la zarzuela española con las obras “Las corsarias” y “Las musas Latinas”. El 30 de noviembre de ese año incursionó, por primera vez, en el arte lírico cubano en ocasión del estreno en el Regina, de la zarzuela “La virgen morena”. (L.: Aurelio G. Riancho / M.: Eliseo Grenet). Actuó también en el Actualidades y el  Payret.

Entre  el 27 de junio y julio de 1930 se presentó en el teatro Roxy, de Nueva York, cantando a dúo con  el tenor cubano Adolfo Utrera “María la O” del maestro Ernesto Lecuona.

El 26 de marzo de 1932 se estrenó en el Teatro Martí de La Habana la zarzuela “Cecilia Valdés” del compositor Gonzalo Roig  con libreto de Agustín Rodríguez y José Sánchez Arcilla en una adaptación de la novela de Cirilo Villaverde.

La soprano mexicana Elisa Altamirano  interpretó el rol principal de Cecilia junto a Miguel de Grandy como Leonardo, Consuelo Novoa: Dolores Santacruz , Juanita Zozaya: Isabel y  Julio Gallo: José Dolores Pimienta.

Se destacan entre sus números musicales: la Salida de Cecilia "Si. Yo soy Cecilia Valdés" y el Tango congo "Po, po, po"

Alcanzó un éxito extraordinario en su estreno, prolongándose durante 3 meses ininterrumpidos  en el Teatro Martí; está considerada como la obra cumbre del teatro lírico cubano.

Retornó a México, donde se rencontró en 1934 con Lecuona, quien le propició algunas actuaciones en la  temporada lírica del Iris. Participó en el filme mexicano “La mujer del puerto” (1934), directores: Arcady Boytler y Raphael J. Sevilla